NOTICIAS

La Inversión Privada, el Bono Universal y el Pacto Perú
Card image cap

 Por: Javier Jahncke / CEAS

El año pasado, entre los meses de setiembre y noviembre, la Comisión Episcopal de Acción Social – CEAS, fue encomendada por la Conferencia Episcopal Peruana – CEP, para participar en la Mesa de Crecimiento Económico Sostenible del proceso del Pacto Perú, parte del Acuerdo Nacional que fue tarea planteada por el gobierno de entonces, que buscaba lograr consensos en un grupo tripartito, de gremios empresariales, partidos políticos y sociedad civil, con el fin de acordar una serie de propuestas que deberían ser tomadas en cuenta por las y los candidatos a las elecciones generales en el próximo mes de abril 2021.

Es lamentable que dicho proceso de consensos, qué si bien por ello mismo no pudo recoger todas las diversas perspectivas de los actores participantes, hasta el momento haya sido dejado de lado por el gobierno de emergencia del Señor Sagasti, y no haya sido considerado en la agenda de debate nacional actual por el propio Acuerdo Nacional.

En dicho proceso, tuvimos la oportunidad de contar con diversos especialistas del gobierno (MEF, BCRP, MINAM, MINEM, CEPLAN, entre otros), y del mundo de la academia (U. Pacífico, PUCP, entre otras), quienes nos plantearon sus visiones sobre diversos temas de agenda.

Uno de los especialistas fue el Economista Germán Alarco de la Universidad del Pacífico, con quien pudimos conversar en su momento, entre otros temas sobre la verdadera influencia de la inversión privada en la economía nacional.

Sobre el particular, compartimos la importancia que tiene la inversión privada en la economía del país, sin embargo, es importante entender que la inversión privada no es la principal fuente que brinda ingresos para el gasto a nivel nacional, si bien es importante como componente del gasto y en la creación de capacidad productiva.

Sobre la base de datos concretos del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), que nos mostró en aquella oportunidad el Eco. Alarco, pudimos constatar que el aporte de la inversión privada al crecimiento económico entre los años 1950 y el 2016, mencionaba Alarco, en el mejor de los casos (pico más alto) ha aportado con 22% del crecimiento en el período 2000 al 2016, y ha sido el consumo privado el que ha sostenido la economía incluso con niveles de 80.6% (1960-1969) y recientemente 62.8% (2000-2016), y las exportaciones con 40% en la década de 1990-1999, es decir, esta data evidencia que hay un aporte de la inversión privada, pero no es el fundamental en el crecimiento del PBI.

Adicionalmente a ello es importante considerar, que en épocas de crisis como la actual, la producción de las empresas cae, y aumenta la capacidad ociosa, puesto que las empresas prefieren no invertir, pues antes de hacerlo se espera el incremento de la demanda primero, situación que en la actual crisis no se da necesariamente en los mismos niveles que antes de la pandemia.

Es importante tomar en cuenta éstas consideraciones para tener claro que es lo que el Estado debe priorizar en situaciones de crisis, e históricamente como vemos es el consumo privado el que es fundamental. Esto tiene que ver hoy en día, con medidas de urgencia, como el bono universal, que consideramos que el gobierno debe priorizar en la situación actual de cuarentena por la pandemia, lo que permitiría que haya menor necesidad de movilización de las personas, en especial del 70% de trabajadores informales, en la grave situación sanitaria de segunda ola, y además dinamizaría el necesario consumo privado en ésta crisis, para sostener a las familias, y con ello aportar a la economía nacional. 

Al respecto Papa Francisco, en plena pandemia, ha planteado en su mensaje a los movimientos populares: “Tal vez sea tiempo de pensar – es la conclusión de Francisco –  en un salario universal que reconozca y dignifique las nobles e insustituibles tareas que realizan (refiriéndose a los vendedores ambulantes, los campesinos y agricultores familiares, recicladores, madres de comedores populares y más); capaz de garantizar y hacer realidad esa consigna tan humana y tan cristiana: ningún trabajador sin derechos”.

 

Es necesario escuchar nuevamente al Papa y priorizar los recursos que tenemos, en la persona humana, ante todo, brindarle lo que necesite en esta cuarentena y en una crisis que las vacunas aún no van a solucionar hasta que sean vacunados el 70% de peruanas y peruanos, y eso implica el bono universal ya. 

Last updated 3 mins ago


Av. Salaverry 1945 - Lince | Lima 14 - PERÚ
Email: ceasperu@ceas.org.pe
Teléfonos : (0051-1) 471-0790 / 472-3714 / 472-3715
Fax: (0051-1) 471-7336
Copyright © 2018 - Todos los derechos reservados CEAS