NOTICIAS

UNA SEGUNDA OLA EN PENALES
Card image cap

 Por: Carlos Vásquez Ganoza

Asesor de CEAS y ex presidente del INPE

 

La primera ola en penales, durante el 2020, trajo como consecuencia: trece motines en diferentes penales, dejando como resultado la muerte de 16 internos como consecuencia del restablecimiento del orden interno; un requerimiento de investigación por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos frente a los hechos violentos que significaron dichas muertes, en especial de los 8 internos fallecidos en el Penal de Castro Castro; una sentencia por parte del Tribunal Constitucional (Exp. N° 05436-2014-PHC/TC), por la cual se declara “un estado de cosas inconstitucional respecto al hacinamiento”; y, al final de la primera ola, más de una treintena de servidores y más de trescientos internos fallecidos por COVID – 19, sin contar los contagiados que sumaban más de 10 mil.

Hoy, a inicio del 2021, nos enfrentamos a una segunda ola por COVID – 19 también en Penales. La experiencia internacional, así como los documentos de la legislación comparada, nos permiten esbozar algunas ideas para evitar su propagación dentro de los penales:

a.    El hacinamiento: El Perú ocupa el puesto 18 a nivel mundial dentro de los países con mayor población penitenciaria y el puesto 2 en la región con las mayores tasas de hacinamiento. En términos simples, un caldo de cultivo para la expansión del virus. Por ello, el ejecutivo emitió (año 2020) cuatro normas destinadas a generar deshacinamiento, en especial para población vulnerable (madres gestantes, enfermos terminales, mayores de edad) o por delitos de mínima lesividad. Al 15 de diciembre de 2020, información oficial muestra que dichas normas ya llegaron a su fin y no tienen mayor impacto:

 

-     Decreto Legislativo N° 1459, que buscaba deshacinar a los internos condenados por Omisión a la Asistencia Familiar, ha logrado que 1307 internos egresen; pero con una incidencia no mayor a una decena de internos en los últimos tres meses da cuenta que ya llegó a su fin. Lo cierto es que aun subsisten unos 1,010 internos por este delito que, aplicados los costos establecidos por el Estado, significan unos 10 millones anuales mantenerlos en prisión.

-       Decreto Supremo N° 004-2020-JUS, que buscaba impulsar las gracias presidenciales ha logrado el egreso solo de 337 internos. Los avatares políticos determinan que, desde el mes de noviembre de 2020, no se ha otorgado gracia alguna.

-       Decreto Legislativo N° 1513, que buscaba impulsar medidas excepcionales de deshacinamiento para delitos de mínima lesividad ha logrado, a finales del 2020, el egresó de 2422 internos, siendo la única norma que aun, hasta la fecha, genera un promedio de deshacinamiento de unos 200 internos por mes.

-       Decreto Legislativo N° 1514, que buscaba impulsar la masificación de la vigilancia electrónica. Pese a la asignación de 9.7 millones de soles por parte del MEF (D.S. N° 3030-2020-EF), no se ha logrado su implementación hasta la actualidad.

En conclusión, entre marzo a diciembre de 2020 egresaron 4,082 internos por normas dictadas por el ejecutivo de una población que bordeaba los 97 mil internos; pero también es cierto que en el mismo periodo otros 6,984 internos ingresaron. Para diciembre de 2020, el hacinamiento a nivel nacional alcanzó el 114%. Lo dicho determina que, para este inicio de la segunda ola, deben impulsarse una vez más nuevas normas que agilicen el deshacinamiento. Aquí algunas ideas:

-       Excarcelación temprana: Francia o Alemania han emitido normas para excarcelar a aquellos internos que le faltan entre 12 o 18 meses para el cumplimiento de sus penas. En el Perú existen 8000 internos que le faltan solo un año para egresar. Podría evaluarse esta fórmula para internos primarios, por delitos menores, con evaluaciones favorables;

-       Implementar la vigilancia electrónica personal, ya no dejada en manos del poder judicial, sino que la propia norma disponga el excarcelamiento de facto con grilletes electrónicos para determinados delitos menores a 10 u 8 años, proscribiéndose para delitos graves.

b.  Las visitas: internacionalmente el contacto familiar – por lo que significa la cadena de transmisión del COVID  19 - se han mantenido restringidas en su ingreso, más no en su comunicación. Esto, si bien debe mantenerse en el caso peruano - y la familia debe comprender ello - resulta pertinente implementar mecanismos alternos no solo a las comunicaciones, sino también en los complementos por los cuales la familia suple al Estado:

-       Impulsar, a través de las tecnologías de la comunicación, la continuidad de la comunicación con sus familiares, mecanismos que van desde las videoconferencias o, como en el caso de las prisiones de Cataluña, el ingreso de teléfonos móviles con protocolos de registro, para aquellos que no cuentan con la posibilidad económica o regímenes especiales que tienen prohibición en un Estado normal de salud;

-       Estandarizar, bajo responsabilidad, los procesos de ingreso de paqueterías. La experiencia de Gendarmería de Chile ha permitido, a través de la implementación de libros de reclamación físicos y virtuales, un mayor control del ingreso de insumos básicos, de higiene y medicamentos tan necesarios en una pandemia como la que se vive; e,

-       Impulsar – a través de plataformas digitales o excepcionalmente en ambientes de bioseguridad – la asistencia legal de los internos e internas a nivel nacional. De nada sirve impulsar normas de deshacinamiento si nadie los va a asistir legalmente.

Reitero, las mismas causas que determinaron a comienzos de la primera ola el estallido de 13 motines, muertes y contagios aun pre existen al inicio de esta segunda ola. Una respuesta rápida como lo han hecho varios países a nivel internacional nos permitiría afrontar de mejor manera el COVID – 19 en los penales. La experiencia es la mejor maestra, solo que la matricula es muy cara. No volvamos a pagarla. 

Last updated 3 mins ago


Av. Salaverry 1945 - Lince | Lima 14 - PERÚ
Email: ceasperu@ceas.org.pe
Teléfonos : (0051-1) 471-0790 / 472-3714 / 472-3715
Fax: (0051-1) 471-7336
Copyright © 2018 - Todos los derechos reservados CEAS